miércoles, 14 de marzo de 2012

Desnuda.

¿Desnuda, dices? Desnuda,
desnuda de verdad. A ti
cedo mi camisa blanca, los
pantalones, complejos vestidos
difíciles complejos. Una palabra.
Mírame.

¿En pie, dices?
A ti mis bragas, el coletero
dos o tres lunares, miles de
por que, sudan sangre
y tú, alza la vista, dices.

Más, pides.
Mas pides mi desnudez la
camisa, los lunares encorvados...
¿Más? Desnuda. Ven,
ven desnuda a mí, acércate.
Mas ahora vísteme, viste
mi alma desnuda suda
seca enjuaga con tu boca
sus poros, seda
recórreme,
toma con tu lengua mi alma
y sólo devuélvela a mi boca.
Bésame.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada