domingo, 15 de abril de 2012

.·.

El sueño del artista se desdibujó entre sus dedos
se cerraron en el aire, como
los dedos expertos que reaniman a un niño
casi muerto, a mi me dieron la vida y
a él
se la arrebataron.

Son tus dedos crueles
o la sombra inocente de lo que de un beso quedó
que borra recuerdos, que...
son dos, sólo, dedos
inocentes, solos en este aire
sin mí.

Quien desaparece, pierde
el amado no respira
el Dios que te arrebató mi abrazo, sin embargo
no llora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada